0-BarraAzulOsc
0-TituloEntrevista
3-2CGarciaNombre

Este chef venezolano ha hecho de su restaurante Alto, merecedor del puesto 29 en la lista de los 50 Mejores de Latinoamérica, gracias a una propuesta donde exploran e interpretan a Venezuela con la incorporación de ingredientes honestos y genuinos aportados por productores artesanales. Se confiesa aprendiz constante del ejemplo peruano.

Para García la gastronomía en Perú es utilizada como una herramienta para superar la pobreza. Lograr que esa culinaria se incorpore en todos los estratos sociales es algo que lo llena de admiración y lo tiene como ejemplo a seguir.

El cocinero afirma que gracias a Gastón Acurio por Perú y Alex Atala por Brasil, la gastronomía latinoamericana ha logrado entrar en el plano internacional a través de estudios, movimientos y por supuesto, sus platos. También admira que los habitantes del país del pisco, se sienten sumamente orgullosos de su comida autóctona y sin importar a quien se le pregunte, todos saben explicar, al menos, con qué ingredientes se elaboran los condumios.

“Todos asumimos que el cebiche es propio gracias a la globalización y esta gastronomía ha trascendido de tal manera que en cualquier parte del mundo se consigue un buen restaurante peruano”, comenta.

En Caracas, admite que cuando se le antojan estos sabores, va a la Tasca de Juancho en Chacao, donde considera hacen cocina sincera y correcta.

Carlos García cree que estos aromas y sabores resaltan porque juegan con la memoria gustativa de la gente. Cuando uno la prueba, se traslada a la casa de su abuela donde todo sabe a hogar.

Este reconocido chef admira el nivel de exigencia del comensal peruano y lo ha comprobado cuando un cliente de esas tierras solicita un plato, no hay excusas para que algo salga mal. “Nosotros en Venezuela estamos aprendiendo de ellos”.

Platos como el cebiche peruano, el taco mexicano y la lumpia china se han vuelto tan internacionales que se han adaptado a la sazón de cada país. Confía en que a la arepa le pase lo mismo.